¿Viviendo Un Matrimonio Saludable…?

Matrimonio FelizEn algún momento lo mencione, “tienes que decidir, tienes que tomar decisiones…, por un futuro mejor, por un matrimonio saludable…, y un final feliz”. Definitivamente en mi caso anhelo y pienso alcanzarlo.

Siendo aún enamorados con Evis (hoy mi esposa), buscaba información acerca de ella y su mundo, preguntas personales, sus padres, sus aspiraciones, sus anhelos…, etc. Es decir, trataba de estar lo más al tanto de ella y recuerdo bien que en una de esas salidas de romance, le hice dos preguntas muy delicadas y comprometedoras. Una de ellas era: ¿Cuál había sido uno de los momentos más felices de su vida? sin duda ella me compartió, los momentos felices y podía apreciar su sinceridad y a su vez su alegría…, luego de escucharla con mucho temor me atreví a plantear la otra pregunta, sabiendo que podría provocar un mal momento, pero estaba decidido y pregunte: ¿Cuál había sido uno de los momentos difíciles por los que ella había atravesado a la fecha, es decir, cual momento le había traído dolor y que a la fecha, todavía estaba ahí…? Y hubo un silencio de varios segundos y que a su vez parecían eternos, su rostro dejo de sonreír, sus ojos negros por instantes perdieron el brillo y la vida que transmiten y honestamente no supe que decir…, creo que le dije de manera imprudente, que podía confiar en mí, sea lo que sea…, y el tono de su voz cambio y esta vez su ojos se llenaron de lágrimas y me confeso que la separación y el divorcio de sus padres había sido uno de sus peores momentos vividos a la fecha.

Ese incidente, esos momentos de abrir ambos nuestros corazones, había decidido tomarlos muy en cuenta en nuestra relación de enamorados, novios y esposos…, dado que también situaciones muy similares yo las había vivido. Conclusión, nuestros padres no habían logrado experimentar y vivir matrimonios saludables

El tiempo pasó, los meses pasaron…, Evis y yo nos casamos, recuerdo que el día de nuestra boda, fue especial, simplemente inolvidable, recuerdo los votos y promesas de amor, fidelidad, sacrificio, respeto, honra…, que nos hicimos. Creo que ambos anhelábamos vivir un matrimonio saludable

Y paso el tiempo, creo un año y meses…, ambos estábamos dirigiendo un pequeño grupo de estudio, trabajábamos un material que en su momento me había confrontado con mi pasado y que también me había ayudado en parte a superarlos. En una de esas reuniones y siguiendo el material de trabajo, empecé a desarrollar las preguntas de la fecha a cada uno de los integrantes de nuestro pequeño grupo de estudio…

Casualmente, la primera pregunta del material de estudio era muy personal, diría muy delicada, pero había que hacerla, entonces mirando el rostro de cada uno de nuestros integrantes les hice la pregunta… ¿Cuál había sido uno de los peores momentos de sus vidas? Y por favor lo puedan explicar…

A su turno, cada uno de ellos fue respondiendo la pregunta, en un ambiente tenso, a ratos de momentos de silencio y algunos no podían evitar las lágrimas, sin dudas fue un tiempo muy delicado…, y llego turno en que le toco responder a mí amada esposa…, creo que todos nos habíamos predispuesto a escucharla, en mi caso me acuerdo haber acomodado y estuve muy atento a cada una de sus palabras, creo incluso que me pregunte ¿Qué podría decir…?, reconozco que Evis no es una persona que es de exponer sus emociones y sentimientos así por así, todavía incluso la anime con palabras de apoyo, mirándola y diciendo estoy contigo…

Sus palabras eran y fueron como misiles en esa mañana de domingo…, hablo diciendo:   que el peor momento de su vida a la fecha, era nuestra relación actual de matrimonio… los conflictos que vivíamos y que no tenía esperanzas…que no le veía norte y solución a nuestra relación…

Me quede tieso, helado, anonadado, y ahora qué hago le pregunte a mi conciencia…, tengo una relación de matrimonio re-enferma…, que está a punto de entrar a terapia intensiva…, NO TENGO UN MATRIMONIO SALUDABLE.

Tiempo después a ese incidente, viví y experimente momentos de confrontación conmigo mismo, tiempos de tomar decisiones…, Pero DECIDI luchar a cualquier precio que sea por mi matrimonio…, anhelaba y anhelo UN MATRIMONIO SALUDABLE…, y decidí pagar y sigo pagando el precio…, todos los días sigo capacitándome leyendo algún buen libro, algún artículo, sigo buscando y escuchando el mejor y sabio consejo de mentores y matrimonios saludables al mío…, QUIERO UN MEJOR FUTURO, UN MEJOR MAÑANA CON MI ESPOSA, QUIERO UN MATRIMONIO SALUDABLE…, y así cuando le hagan por tercera vez la pregunta, pueda ser su respuesta cualquier otra cosa…, digo esto porque quiero ser un mejor hombre, un mejor esposo, un mejor padre…

La otra opción que tenía era probablemente seguir viviendo un matrimonio poco o nada saludable, un día bien y dos o tres días mal…, otra opción todavía más egoísta era vivir mi vida a mi manera y mandar por un caño la relación con mi amada esposa, etc.

Reitero…, opte y decidí POR LO MEJOR, un Matrimonio Saludable.

…Esta experiencia definitivamente marco mi vida…, y de alguna manera busco influenciar tu vida personal porque te puede estar pasando algo similar…, Deseamos con Evis y este servidor que puedas vivir una relación matrimonial y familiar de manera positiva y saludable, es decir, vivir un matrimonio saludable, decide, inténtalo, empieza, créenos que se puede mejorar, se puede crecer.

Pregunto: ¿Cuál es tu opinión…, que vas hacer…, que decisiones tomaras…, y sobre todo que futuro quieres para ti y los tuyos?

Tan solo un consejo adicional para terminar, haz el programa de formación de MATRIMONIOS SALUDABLES.

Esperamos tus comentarios y cuenta con nosotros…, podríamos ser tus coach, escríbenos…

JL Álvarez – Escuela de Matrimonios